México: Estamos cansados

Title

México: Estamos cansados

26 de November de 2014
Isaac Katz es investigador y catedrático del Instituto Autónomo de México.

Los mexicanos estamos cansados. Enumero a continuación algunas de las razones de este estado de ánimo (aunque no por orden de importancia; cada quién asígnele el correspondiente lugar según su percepción).

Corrupción. Vivimos en un país en el cual la corrupción es el pan de cada día. 106 de 177 países evaluados es el sitio que ocupa México en el Índice de Percepción de la Corrupción elaborado por Transparencia Internacional. Corrupción en todos los niveles: extorsión de un burócrata para otorgar un permiso o licencia, extorsión para obtener un servicio público (conexión a las redes de electricidad y agua, obtener atención en una clínica de salud, para que recojan la basura, etcétera), moches en la asignación del presupuesto, pagos para obtener una licitación de obra pública o de proveeduría en alguna institución gubernamental, jueces, ministerios públicos y policías corruptos. La gente está cansada del enriquecimiento de funcionarios públicos al amparo del poder.

Impunidad. La Encuesta de Victimización elaborada por el INEGI arroja la dramática cifra de 33 millones de delitos cometidos el año pasado y con un porcentaje de impunidad de 97%. Robos, asaltos, violaciones, extorsiones, secuestros, homicidios y más que no son penados. Y a todo esto hay que agregarle lo expuesto en el párrafo anterior: el enriquecimiento de funcionarios públicos en todos los niveles también bajo el amparo de la impunidad. La gente está cansada de la inseguridad en la cual vivimos.

Vandalismo. La presencia de los denominados anarquistas que se han hecho presentes desde el 1 de diciembre de 2012 pero con mayor notoriedad en las diferentes manifestaciones sociales a raíz de los brutales hechos en Iguala en septiembre de este año. Pero va mucho más allá; la destrucción de propiedad gubernamental y propiedad privada cometidos por profesores asociados a la CNTE en Guerrero, Michoacán, Oaxaca y Chiapas, usando como pretexto lo de Iguala, pero con la verdadera intención de descarrilar la reforma educativa, todo ello bajo la mirada complaciente de los correspondientes gobiernos estatales, así como la toma de carreteras y casetas de cobro de peaje (extorsionando a automovilistas y transportistas) con la complacencia de las autoridades federales. La gente está cansada de la abierta destrucción de la propiedad cometida por estos grupos.

Crecimiento económico. 34 años de un crecimiento económico mediocre que arroja un PIB por habitante que prácticamente no ha crecido, con todo lo que ello implica: bajas tasas de creación de empleos con salarios reales estancados, un muy alto porcentaje de la población ocupada laborando en la informalidad sin acceso al sistema de seguridad social, persistencia de una muy elevada incidencia de pobreza extrema y media y una elevada inequidad en la distribución de la riqueza y del ingreso, etcétera. La economía simplemente no despega. La gente está cansada de que por más de una generación, los padres de familia saben que, en el mejor de los casos, el bienestar de sus hijos será prácticamente igual al de ellos; la gente está cansada de que no ha habido desarrollo económico.

La gente está cansada de vivir en un país en el cual el estado de derecho es notoriamente endeble, uno en el cual los derechos privados de propiedad no están eficientemente definidos y menos aún protegidos y garantizados. La gente está cansada de la ineficiencia gubernamental. La gente está cansada del cinismo y prepotencia de los políticos y de los partidos políticos. La gente está cansada de que no hay una mejora de su nivel de bienestar. Los mexicanos estamos cansados.